Tema del Mes

ABRIL 2014

Robarle a la filosofía

12 / 04 / 2014 - Por Florencia Wajsman

"13 puertas" del ecuatoriano David Rubio construye dos universos: el encierro y la libertad. Pero, en medio de ellos, el conocimiento emerge como herramienta transformadora

El CUSAM es un proyecto dentro de la Unidad Penal N° 48 de José León Suarez llevado a cabo por la Universidad de San Martín. Desde el 2008 funciona promoviendo la formación profesional de internos así como de guardias en el campo de las ciencias sociales. El cineasta ecuatoriano David Rubio (1979), sumergido durante cuatro años en la dinámica de este universo, desarrolló un cuidadoso trabajo de observación y registro a partir del que se gestó 13 Puertas, presentado por primera vez en el marco del BAFICI.
A primera vista, se trata de un documental que opera de acuerdo a las normas que el propio género promueve. Sin embargo, el director juega permanentemente con la construcción simbólica de dos universos opuestos, el encierro y la posibilidad de un afuera, que son reforzados por el uso metafórico de las imágenes. De esta forma, existe un nivel poético en la conformación del relato que lo vuelve en cierta medida fronterizo, aunque inexorablemente este recurso genera por momentos ruido a cliché.
La cámara de Rubio recorre la cárcel, sus celdas y pasillos como si se tratara de un testigo silencioso. Adentro del penal todo es puerta, reja y candado; asfixia el encierro y hasta el cielo se torna grisáceo. Pero existe el exterior, el acceso a la libertad que parece posible a solo trece puertas del penal, dentro de un aula. De esta forma, el director nos introduce en el curso de sociología, más específicamente, en las clases de filosofía. “Hay que robar la filosofía socrática” bromean; el profesor lee “Suponiendo que un día, o una noche, un demonio te siguiera a tu soledad última (…)”, y uno de los presidiarios responde “Lo cago a tiros”. Entonces, el lenguaje y su poder representativo se torna central. Expresiones propias de la jerga carcelaria, cargadas de símbolos y modismos, al ser mixturadas con conceptos teóricos, generan un contraste permanente que conforma parte del encanto de 13 puertas.
Pero las clases son compartidas con guardias de seguridad, ¿quién es el bueno y quién es el malo?; ¿cómo discernir los roles en un entramado tan complejo y peculiar como el de las instituciones penitenciarias en las sociedades actuales? Estos  interrogantes son los que dan cuerpo al documental que, intentando encontrar respuestas, presenta dos historias en paralelo. Por un lado, un guardia que interpreta sus problemas gástricos a partir de las enseñanzas de Nietzsche mientras su mujer, distraída, mira la televisión. Pero también la historia de Waldemar, un ex recluso recibido en CUSAM , reinsertado en la sociedad. Como señala un taxista, cargado de escepticismo,  resulta dificultoso pensar las cárceles como instituciones reformadoras. Sin embargo, 13 puertas opera como una epifanía, como un reflejo de las ideas foucaultinas, en donde poder y conocimiento se retroalimentan entre sí. Existe la posibilidad de escapar del encierro aunque se esté adentro, el acceso a la libertad se da a través del pensamiento. Aunque, como señala la placa con la que inicia el documental, parafraseando a Moskito, presidiario que formó parte del CUSAM y al cual está dedicado el documental, “me dicen que hable de Foucault, pero él duerme conmigo en la celda cada noche”.

***

13 puertas de David Rubio. Lunes 7 Abril Village Recoleta, miércoles 9 Abril Village Recoleta, viernes 11 Abril Village Caballito.

OTRAS NOTAS DEL INFORME