Tema del Mes

ABRIL 2014

Entrevista IV: El mito del bosque (Conversación con Octávio Tavares y Francisca Oyaneder, directores de Lo que dicen del monte)

12 / 04 / 2014 - Por Carolina De Simone

Entrevista a Octávio Tavares y Francisca Oyaneder, directores de "Lo que dicen del monte", ganador al premio Mejor Cortometraje argentino en el BAFICI 2014

Octávio Tavares y Francisca Oyaneder realizaron durante el año pasado el cortometraje Lo que dicen del monte en el marco de la carrera de Diseño de Imagen y Sonido de la UBA. Si bien su producción comienza a partir de la consigna de trabajo de una cátedra, es necesario considerar el audiovisual realizado más allá del ejercicio. Juntos vienen construyendo una serie de cortometrajes en los que puede rastrearse una mirada cada vez más afilada, profunda y sombría. Desde la crudeza de las imágenes de Lima (2011), o con la experimentación dentro del documental en Ventanas (2013), en Lo que dicen del monte  se sirven de la fuerza mitológica que circunda la provincia de Misiones, para ahondar en la incomodidad de un individuo que no encuentra su lugar de pertenencia.
Este último trabajo, que ha sido premiado como el mejor cortometraje argentino del BAFICI 2014, relata el encuentro entre Martina, Nahuel y Pedro, tres jóvenes que luego de lo que sugiere una relación sexual compartida, toman diferentes rumbos tras una experiencia que los atraviesa. Si bien para los dos jóvenes el hecho pareciera haber sido un descubrimiento sexual placentero, para Martina los hechos se vuelven funestos.

- Carolina: ¿Cómo surgió la idea del cortometraje?

- Octávio Tavares: Empezamos con un proyecto que era bastante distinto, aunque mantuvimos algunos intereses respecto a las imágenes que nos interesaban, como el espacio de la fábrica –en donde trabaja Martina- , la relación triangular entre dos chicos y una chica y el descubrimiento de la sexualidad de ellos dos trabajado en un segundo plano en la película. Además, una de las consignas a cumplir para el proyecto era que alguno de los personajes debía tener una enfermedad física. Es por eso que decidimos que Martina sufriera de asma y así poder representar la incomodidad respecto del cuerpo. Al principio la película ocurría en Río Negro, donde un volcán entraba en erupción y el ambiente estaba cargado de cenizas, pero la historia era básicamente la misma: una chica que empezaba a sentirse muy incómoda con su vida de pueblo y con el ambiente fabril, pero podía encontrar su lugar en la relación con los dos chicos y superar su estado. Después comenzamos a darnos cuenta de que el paisaje no funcionaba por un tema, al menos para mí, personal. Aunque Francisca es de Chile y por ahí ella sí tenía más contacto con aquel paisaje (ovejas, nieve, montañas, etc.), yo soy de Brasil y en aquel momento estaba pasando por un momento en que me sentía bastante fuera de lugar. Es entonces cuando empezamos a pensar que era más interesante hablar sobre el  tema del lugar de pertenencia: sobre una chica que no se encontraba en su lugar de origen y entonces comenzamos a pensar que la historia podía desarrollarse en la selva.

- Carolina: Eso explica por qué eligieron Misiones para filmar

- Octávio: Exacto. Misiones lo elegimos por una cuestión fronteriza entre Brasil y el lugar en el que vivo ahora.

- Francisca Oyaneder: Y también se relaciona con los no-lugares. Entendimos al espacio fronterizo relacionado con el sentimiento de no-pertenencia, de estar en ningún sitio. Esto se conectaba muy bien con el personaje de Martina.

- Octávio: Es por eso que incluimos la voz en off al final: “Llora, llora urutaú..”

- Francisca: “en las ramas, ya no existe el lugar. Llora, llora urutaú “

- Octávio: Es un poema que trata sobre el genocidio de frontera entre Paraguay, Argentina y Brasil, en donde Paraguay fue absolutamente destrozado por Argentina. Y habla justamente sobre la cuestión de que no exista el sentimiento de pertenencia en ese lugar. A partir del canto del urutaú, que es un pájaro nocturno parecido a un búho, típico de la región, se escucha el llanto de la población indígena que fue totalmente diezmada.

- Carolina: ¿De qué manera opera lo mitológico en la narración de la historia? Si bien el encuentro sexual entre los tres se configura como el giro que marca un antes y un después en la historia, el final da cuenta de una carga que se asume mitológica o fantástica. Aquel encuentro sexual pareciera tener una fuerte carga simbólica.

- Octávio: La relación con el mito se construye a partir del ser mitológico del Pombero, que es un personaje de la selva, con un falo grande y enrollado en su cintura que llama a las mujeres al anochecer –lo que lo identificamos con el llanto del Urutaú-. Las atrae, las viola, las embaraza y las devuelve al pueblo. A partir de esta construcción mitológica empezamos a trabajar el relato: ella y los chicos en un fuera de campo tienen una relación conturbada una noche. A partir de ahí, todo comienza a desestabilizarse: lo que para ellos implicó un descubrimiento sexual, para ella se volvió algo terrible sobre lo que ni siquiera puede hablar. El asma entonces toma más presencia a partir del hecho, para remarcar el dolor físico, lo traumático. A su pesar se le suma el hecho de trabajar en una fábrica de neumáticos. La selva entonces representa el sitio al que ella va para buscar una respuesta o una salida a su dolor y allí poder trascender.

- Francisca: La conexión con la realidad es el llanto del urutaú; a través del mito, ella se conecta con su lugar de pertenencia, con lo físico. Es la forma que encuentra de explicar lo que le pasa

- Carolina: El sonido en su cortometraje cumple un rol fundamental, quiero decir que los núcleos de la narración no son representados por las imágenes, sino por el sonido. Es así como completa aquella oscuridad y austeridad de la imagen, creando una atmósfera pesada, claustrofóbica, densa y húmeda, algo típico de la región.

- Octávio: Sí, además esa humedad carga de contenido erótico a la escena. En términos estructurales lo que pensamos es que el corto es hermético, de alguna forma no deja que el espectador ingrese. Quizá el sonido sea la única forma de entrar en la película.

- Francisca: En el caso de la escena de la fábrica, el sonido está muy trabajado para enfatizara el sentimiento de no correspondencia entre el cuerpo y el entorno.

- Carolina: Quizá el final es donde más queda claro la estructura mitológica

- Octávio: Desde la estructura, la idea central era el trabajo del mito y que toda la película circunde a su alrededor, pero sin nunca llegar a dejarlo explícito. El sonido llena la distancia entre ese centro del que se está hablando y la escena. Lo que se muestra en la película es lo que pasó antes o después de un hecho significativo.

- Carolina: Es interesante también lo notorio del cambio de relación entre los tres personajes luego de aquel hecho al que se alude, donde los dos chicos siguen teniendo relación, aún incómodos y cómo ella no puede volver a enfrentarlos.

- Octávio: Uno de ellos dice “Yo creía que lo habíamos pasado bien”, a lo que el otro responde “nosotros  la pasamos bien”, ella evidentemente no. También utilizamos el tema musical Cómo duele del grupo de cumbia “La Nueva Luna”, presente en varias ocasiones de la película, en donde la letra habla de cómo duele cuando tratas de salvar una relación y ella ya no siente nada;  cómo es difícil entender lo que le pasa a una persona cuando es incapaz de comunicar lo que le sucede. Creo que la película trata así al espectador, ese hermetismo del que hablábamos, se ve representado en la historia por el papel que ocupan los chicos. Ella es un ser absolutamente hermético, tras el hecho de sentirse violada por los dos, aunque ellos aún piensen que los tres lo pasaron bien. De alguna forma ella identifica en los chicos el papel del Pombero, y encuentra en el poema sobre el llanto del urutaú una forma de explicarles sus sentimientos, a través de la voz en off del final. Ellos funcionan como una especie de médium a través de los cuales actúa el Pombero

- Francisca: La relación de ellos dos funcionan como un solo personaje, no hay diferencia entre ellos.

- Carolina: ¿Cómo fue la experiencia de que su trabajo haya quedado seleccionado para competir en el BAFICI?

- Octávio: Está bueno ver cada vez más participación de la FADU (Facultad de Arquitectura, diseño y urbanismo de la Universidad de Buenos Aires), cosa que no pasaba tanto en años anteriores. Creo que la FADU está más presente en los festivales por cuestiones de tecnología; cada vez es más fácil hacer cosas de excelente calidad

- Francisca: Y pocos recursos

- Octávio: También es interesante cuestionar la visibilidad de otras provincias dentro del festival. Creo que es poco que haya sólo dos películas misioneras; ambas son producciones de la Capital Federal. Los gobiernos provinciales no están financiando la cultura en sus propias provincias. Creemos que es importante que la producción de cada provincia tome cada vez más visibilidad.

***

Lo que dicen del monte de Octávio Tavares y Francisca Oyaneder

* Carolina De Simone es crítica de cine

OTRAS NOTAS DEL INFORME