Tema del Mes

JULIO 2014

El Mundial NINJA

05 / 07 / 2014 - Por Gretel Nájera

La otra cara de la Copa: Narrativas independientes, perdiodismo y acción. Una experiencia colectiva que muestra todo lo que los grandes medios ocultan.

En junio de 2013, en las dos principales ciudades de Brasil –Río de Janeiro y San Pablo– tuvieron lugar una serie de protestas inusitadas debido al aumento intempestivo del boleto de transporte público. Estas protestas fueron organizadas por el Movimiento Passe Livre y contaron, como mucho, con la presencia de 5 mil personas; sin embargo, la noticia que tuvo relevancia fue la del intenso accionar policial en represión a dichas protestas. Las manifestaciones entonces se transformaron en multitudinarias y pasaron a ampliar sus consignas, incorporando al reclamo inicial contra el aumento del transporte, el reclamo contra la corrupción y por la mejora de los servicios públicos en general. En ese contexto, los medios de comunicación fueron uno de los actores principales, y empezó a circular con fuerza en las redes sociales el nombre de TV NINJA. 

TV NINJA, o de modo más abarcativo, NINJA Midia, nació como producto de la larga experiencia en usos de tecnologías libres aplicadas a las expresiones culturales y a lo que se denomina periodismo activista. La sigla que engloba su nombre significa Narrativas Independientes, Periodismo (Jornalismo en portugués) y Acción, y se autodefinen como “una red de comunicación descentralizada que produce y disemina contenido basado en trabajo colaborativo y sharing online”, además de enfocar su trabajo dentro de la lucha por la “justicia social, cultural, económica y de cambio ambiental”.

Su origen se remonta a Fora do Eixo, un grupo de colectivos de cultura que funcionan desde el año 2003, basados en los principios de la economía solidaria, el asociativismo y el cooperativismo, que conformó una red “colaborativa y descentralizada de trabajo”, según su propia enunciación de principios. Fora do Eixo –en castellano Fuera de Eje– funciona a lo largo y ancho de todo Brasil, y surge como iniciativa de ciudades del interior que pretenden visibilizar para un público masivo diferentes acciones culturales. Lo que comenzó como un modo de difusión cultural, se transformó poco a poco en un lugar de debate político y, acompasado por las coyunturas cambiantes del Brasil actual, dio nacimiento a partir del año 2011 a NINJA Midia, una red de comunicación que hoy cuenta con más de 2000 colaboradores.

Muchos de los integrantes de Fora do Eixo tienen entre 17 y 34 años, viven en casas colectivas, poseen una moneda paralela y un sistema de subsidios internos a los gastos cotidianos de vivienda y alimentación lo cual les permite una dedicación completa a las actividades de NINJA. Dos de sus principales organizadores, Bruno Torturra y Pablo Capilé, en una entrevista en el programa Roda Viva, transmitido por la TV Cultura en Brasil explicaron que la financiación de NINJA Midia llega a través de los fondos de Fora do Eixo, que los consigue a partir de prestación de servicios de fotografía, periodismo, armado de festivales audiovisuales y diversas acciones que tendieron en los últimos años a consolidar cierta independencia y autonomía para el colectivo; asumen también, que parte de los fondos provienen de concursos públicos ligados a la gestión cultural.

Los integrantes de NINJA Midia buscan posicionar su accionar dentro del denominado periodismo post-industrial, vinculado fuertemente esto con la nueva lógica económica que las redes proponen y donde los periodistas no son considerados como “obreros convencionales”. A la vez, se ocupan de dejar en claro que no son organizadores de las manifestaciones sobre las cuales informan, sino que brindan el soporte para hacer la contranarrativa; a la vez que dicen no tener pertenencia a ningún partido político, dialogan con todas las agrupaciones que así lo deseen. Algunos de los conceptos antes mencionados son desarrollados por Bruno Torturra en la nota que el periódico inglés The Guardian le dedicó en enero último.

La principal característica, y la que más llama la atención, es el modo de transmisión de las noticias, con una cámara digital o, principalmente, con celulares y dispositivos 4G. Son grabadas las protestas y manifestaciones –hechos que los medios hegemónicos registran, editan y seleccionan– y transmitidas en vivo por twitcasting, un sistema que permite filmar con un smartphone y colocar en la red al instante, a la vez que permite la inmediata interacción.

Pese a que la transmisión pública de acontecimientos por la red no es algo novedoso en sí mismo, sí lo es el grado de visibilidad que alcanzaron las protestas y manifestaciones del año pasado a través de estas narrativas independientes. Si bien esos sucesos, donde el rol represor de la policía era el más sobresaliente, fueron el puntapié inicial para la expansión de NINJA, la forma en que fue cubierta la visita del Papa Francisco durante las Jornadas Mundiales de la Juventud en julio del 2013 en Río de Janeiro fue sin duda lo que los lanzó a la fama, teniendo incluso mención en la cadena de noticias estadounidense CNN, quién los evoca en diferentes notas e incluso realizó un pequeño informe acerca de su existencia. 

Hoy, que el Mundial nos inunda como nunca, NINJA se propuso registrar cómo se vive la Copa del Mundo desde otra óptica: por un lado, mostrar, en las preliminares del Mundial, la seguidilla de protestas y manifestaciones que aprovecharon los cinco minutos de gloria periodística para atraer las miradas de todo el mundo hacia sus reclamos; por otro lado, exhibir “la otra cara de la Copa”: los preparativos del mundial habrían utilizado una enorme cantidad de dinero para mostrarle al mundo una cara de Brasil, la fiesta del fútbol, mientras que la otra cara sería la vida cotidiana de miles de ciudadanos que reclaman por un uso diferente de los fondos estatales, mientras se alerta sobre las consecuencias de la realización de un mega evento de estas características: la remoción de habitantes de las zonas allegadas a los estadios, la expulsión de personas en situación de calle, el aumento de la explotación sexual. Todo esto, sin dejar de subrayar que la fiesta mundialista es para unos poquísimos que pueden acceder a pagar los precios exorbitantes de las entradas a los partidos.

Para la actual cobertura, NINJA cuenta con voluntarios y grupos de traductores en inglés, francés y castellano que realizan reuniones virtuales e intercambios a través de grupos Google, y de la plataforma Oximity, un proveedor de noticias que trabaja a partir de la publicación directa desde las fuentes, o sea, desde el punto de vista de los protagonistas, que en general no son individuos solitarios sino colectivos o agrupaciones de distintos colores políticos. 

La idea subyacente es que los medios de comunicación masivos informan y desinforman de acuerdo a intereses que habrían deformado los principios del periodismo, y que éste no tiene que ver con la prolijidad de la edición, sino con la cobertura en vías de la visibilización de lo invisible. La idea del periodismo objetivo se pierde en otra idea mayor que es la del periodismo activista, militante o ciudadano, ya que el informante es en muchos de los casos, parte conformante del hecho que está transmitiendo. 

Las preguntas que se abren con esto son, por una parte, si los receptores de estas noticias también serán, o estarán en vías de ser, lectores activos y comprometidos que retroalimentarán la red; y por otra parte, si los medios hegemónicos capitalizarán la experiencia de NINJA Midia hasta absorberlos, o si la onda expansiva de la narrativa independiente se profundizará y tendremos cada vez más guerreros milenarios del periodismo ciudadano.

Desde Buenos Aires.

 

 

 

 

OTRAS NOTAS DEL INFORME