Tema del Mes

DICIEMBRE 2013

Militares

21 / 12 / 2013 - Por Fotografia

Según el daguerrotipista norteamericano Marcus Aurelius Root la importancia primera del retrato era garantizar la cohesión de la familia burguesa. Su segundo rol era educar moralmente al común de la gente a través del consumo de las imágenes de los “grandes y buenos, los héroes”. Mientras la burguesía debía encontrar en el retrato una autoafirmación de sí, la gente común sería depositaria de la divulgación de los valores de la clase dominante. Precedida por las prácticas del rosismo, el consumo de efigies de autoridades y militares obtuvo un éxito casi inmediato en la Argentina del siglo XIX. 
Hacia el final de la última, y la más cruenta, de las dictaduras del siglo XX, Eduardo Longoni logró burlar el decoro de la estampa heroica sometiéndola a su propia banalización. En Militares argentinos (1981), a diferencia del reportaje tradicional, basado en la captura del «momento decisivo», el fotógrafo construyó un paródico acontecimiento privado de relieve argumental. En medio de la pompa altisonante de un acto militar, recortó la toma de modo que las cabezas de los uniformados ocuparan de abajo a arriba toda la imagen, sin solución de continuidad ni puntos de fuga. En un mismo acto, el autor omitió todo detalle específico del evento y logró una superficie plástica homogénea. Inútil, sin motivo aparente, la escena militar se reduce a un puro orden formal. En el vacío de su autorreferencia, el propio rigor disciplinario torna risibles los birretes torcidos y la mirada, severa e ignorante, que los personajes dirigen a la cámara.

Imagen: Eduardo Longoni, Militares argentinos, 1981.