Tema del Mes

JULIO 2015

Los Juegos Olímpicos B

05 / 07 / 2015 - Por Juan Manuel Herbella

Desde Gwangju, Corea del Sur, Herbella nos envía su primer informe, escrito antes del lanzamiento de las Olimpiadas Universitarias el pasado viernes. Un evento deportivo poco conocido en nuestro país, en una síntesis que rememora grandes figuras, entre la longeva tradición de la paideia griega y la contemporánea transformación de las sedes urbanas.

Gwangju es una ciudad del sur de la Península de Corea, a 330 km de distancia de Seoul. Aquí comenzará oficialmente, el viernes 3 de julio, la vigésima octava edición de los Juegos Olímpicos Universitarios (Universiadas). Evento de relevancia mundial, en cuanto a convocatoria de atletas y nivel competitivo, es poco difundido en la Argentina por la escasa repercusión que se le brinda al deporte universitario. Su denominación surge del neologismo que combina "Universidad" y "Olimpiadas". En su esencia, es la fusión de "estudio" y "deporte", las dos máximas que pregonaban los griegos, mens sana in corpore sano, en traducción latina.
Gwangju ronda el millón y medio de habitantes, pero su población se modificó circunstancialmente por el arribo de más de 13.000 atletas de 170 países distintos, que llegaron para competir en alguno de los 21 deportes que se desarrollarán en los Juegos Universitarios de verano: fútbol, atletismo, baloncesto, gimnasia, esgrima, judo, lucha, tiro, taekwondo, tenis, vóleibol, vela y natación, son algunos de ellos. También existen las Universiadas de Invierno con esquí alpino, cross-country, combinado nórdico, snowboard, curling, patinaje artístico y patinaje de velocidad, entre otras especialidades, todas infrecuentes en gran parte de la Argentina.
Eventos de esta magnitud generan cambios en las ciudades que los albergan, en lo estructural y en los cimientos del desarrollo deportivo. Gwangju construyó y se remodeló para el acontecimiento. El estadio que fuera mundialista en 2002, muy recordado por el polémico arbitraje que eliminó a España e hizo continuar al combinado local, será la sede central del evento y lugar del acto inaugural. Lo que hoy es la villa olímpica, un majestuoso complejo edilicio de más de 30 edificios de 33 pisos que se construyó por entero, pasará a ser un complejo cerrado de viviendas (con propietarios ya designados) apenas concluya la competencia.
Un ejemplo histórico de transformaciones con las Universiadas ha sido Sheffield (Inglaterra), sede del evento en 1991. La antigua ciudad metalúrgica fue transformándose en una ciudad deportiva y terminó, desde 1998, albergando la sede del Instituto del Deporte de Gran Bretaña. En aquella oportunidad a Inglaterra habían acudido 3346 atletas y 1276 técnicos de 101 naciones. Una tercera parte de los que están actualmente en Gwangju.
En la historia, hubo grandes campeones olímpicos que comenzaron destacándose en las Universiadas y, por su parte, sedes olímpicas que experimentaron primero siendo sedes "Universitarias". El último caso fue Beijing en 2001 y 2008 respectivamente. Por los pasillos de la villa olímpica de Gwangju caminan figuras relevantes de varios deportes. En gimnasia rítmica están la rusa Yana Kudryavtseva (número 3 del mundo), y la coreana Son Yeon-jae (número 4), serias candidatas a una medalla en Río de Janeiro, el próximo año. Para Son, considerada una celebridad en su país, es la oportunidad de brillar nuevamente delante de su público. En 2014, ganó la medalla de oro en el Torneo asiático disputado en Incheon. En gimnasia artística estará Oleg Verniaiev, máximo exponente en barras paralelas, especialidad deportiva que cobró dimensión en nuestro país por la labor de Federico Molinari (principalmente en anillas). En esta especialidad, destaca otra figura local, es Yang Hak-seon, en salto: en Londres 2012 se transformó en el primer gimnasta coreano en ganar una medalla de oro olímpica. Entre otros atletas relevantes estarán: el tirador chino Yang Haoran, las mellizas Luo de Badminton, el equipo de la Universidad de Kansas (recientes campeones del NCAA) y varios taekwondistas de elite, ya que Corea del Sur es el país de origen del deporte y la federación decidió darle a la competencia un puntaje alto clasificatorio para Río 2016.
Creada en 1948, la Federación Internacional de Deportes Universitarios (FISU) floreció bajo el impulso de Paul Schleimer de Luxemburgo y Primo Nebiolo de Italia, grandes iniciadores del movimiento. Difícilmente ellos hayan imaginado que su sueño llegaría a tener semejante nivel de desarrollo. Su actual presidente, Claude Gallien, resaltó recientemente, al llegar a Corea del Sur, la gigantesca obra realizada por el país y por la federación. En poco más de medio siglo de existencia, FISU logró crear un movimiento estudiantil mundialmente reconocido, donde la mirada está en los estudiantes universitarios del mundo y su desarrollo deportivo. La posibilidad de "colgarse otra medalla" es el desafío de todos los que recorren los pasillos de la villa, pero el mensaje más fuerte pasa por otro lado. El saber no pesa ni ocupa espacio y la actividad física es indispensable.