Tema del Mes

DICIEMBRE 2015

El Circe-Tape. Intromisiones de un escritor en el campo de la imagen (La carta oral de Julio Cortázar a Manuel Antín)

23 / 12 / 2015 - Por Gonzalo Aguilar

Informe Escaleno termina el año con un regalo para todos sus lectores: una grabación inédita que Julio Cortázar le envió a Manuel Antín desde París en 1963. En este documento único, la voz de Cortázar se escucha nítida como nunca, con sus erres arrastradas y comentando detalladamente el guión de Circe que Antín llevó al cine poco después. Un viaje maravilloso hacia la vida íntima del autor de Rayuela que, una vez más, nos deslumbra con su simpatía y su saberes de narrador.

Estamos en presencia de un documento único: el laboratorio creativo de Julio Cortázar en su vida cotidiana. No se trata sólo de la reflexión sobre su propia literatura que se puede seguir en las cartas o en algunos ensayos. Tampoco de aspectos de su vida parisina que conocemos por los testimonios de sus amigos más cercanos. Es la voz del propio Cortázar que, en una carta-tape a Manuel Antín, le habla de su estudio, de cómo su esposa Aurora atraviesa el patio con la comida, de los cuadros con los que decora su casa, de su método de trabajo y de sus dolores de cabeza. Todo esto mientas comenta en detalle el guión que escribió con Manuel Antín sobre su cuento “Circe”, que llegaría a los cines en 1964 con las actuaciones de Graciela Borges, Alberto Argibay, Walter Vidarte y Sergio Renán. Cortázar silba, canturrea, toca la trompeta, hace bromas, habla de cine, analiza en profundidad el guión y se explaya sobre la adaptación. Escuchar este audio es como meterse en el estudio de Cortázar y ser testigo íntimo de un momento de su vida de escritor.

La charla de Cortázar transcurre en 1963. Cortázar volvía del Festival de Sestri Levante, un festival italiano con un perfil latinoamericanista, y de ver algunas películas que comenta: da una visión ácida de 8½ de Federico Fellini y hace un elogio incondicional de Madre Juana de los Ángeles de Jerzy Kawalerowicz. Después de dialogar con su compañera Aurora Bernárdez, que llega con la comida, se explaya en un comentario detallado del guión de “Circe” que le lleva más de una hora. Se dirige a Manuel, con el que había trabajado una primera versión en Cannes –a la que se había sumado también Héctor Grossi–, y a Ponchi Morpurgo, esposa de Manuel y escenógrafa de sus filmes. Cortázar habla también de otros conocidos del mundo de la cultura: Rubén Barbieri, que hizo la música para El perseguidor de Osías Wilenski (en la que toca su hermano, el Gato Barbieri), Felisa Pinto, Milagros de la Vega, René Portocarrero, su amiga María Jonquières (quien se encargará de llevar el casette a Buenos Aires) y muchos más. Va de un tema a otro y de repente se interrumpe para silbar, hacer repiquetear el teclado de su máquina de escribir como una ametralladora o comentar un asunto cotidiano.

La charla fue grabada en una cinta magnética Magnetophonband Basf en junio de 1963 y le llegó a Manuel Antín con los originales de Rayuela para que éste se los alcanzara a Paco Porrúa, por entonces director literario de Sudamericana. Manuel Antín, que hizo tres adaptaciones de relatos de Cortázar (La cifra impar sobre “Cartas de mamá”, Circe y Continuidad de los parques), todavía conserva la cinta y la cedió a Informe Escaleno con su generosidad de siempre. En la carta escrita a máquina que Cortázar le envió a Manuel Antín el 17 de junio de 1963 se lee:

Yo podría mandarte esta carta esta misma tarde por correo, pero pasa lo siguiente: mientras trabajaba, tenía a mi lado el grabador y, cada vez que me parecía necesario, te iba haciendo un comentario oral paralelo, para explicarte ciertas intenciones y, en el fondo, para tener un poco la impresión de que continuábamos el diálogo de Sestri Levante. Ahora que los diálogos y la cinta están terminados, creo que esta última tiene su importancia para vos, y que de ninguna manera deberías ponerte a trabajar sobre los diálogos sin escuchar todo lo que te digo de viva voz. Pero el problema es mandarte esta cinta, puesto que los paquetes no llegan (tengo tristes ejemplos, entre otros la maqueta de la tapa de Rayuela, que robaron del sobre en Buenos Aires). Por eso, calculando las fechas, he decidido lo siguiente. El 3 de julio sale para Buenos Aires, María Jonquières, la mujer del pintor, que es una excelente amiga. El 5 podés telefonearle, e ir a buscar un sobre donde encontrarás la cintay los diálogos (Cartas de cine, Julio Cortázar a Manuel Antín, 1961-1965, compilación de María Lyda Canoso).

 

El Cortázar narrador analiza diversos tramos del guión y, más de una vez, propone soluciones cinematográficas al sugerir determinados planos o bandas sonoras. Sostiene que el film Circe debe evitar todo verismo aunque “tiene que ser real en el sentido más alto de la palabra”. Habla también de la escenografía, comenta varias ideas de Aurora, y en un momento de descanso, se pone a leer irónicamente el libro de poesía peronista Los forjadores de la patria de El Santo que después comentó en La vuelta al día en ochenta mundos. No es difícil imaginarse al autor de Rayuela paseándose por su estudio. Aurora entra y saluda a los Antín por el grabador y comenta algo sobre su visita al Louvre. Parece que estuviéramos ahí, como testigos extemporáneos que nos hemos desplazado en el tiempo para estar al lado de Cortázar. Parece que el autor al que hemos leído tantas veces y durante tanto tiempo, ahora estuviera muy cerca, contándonos a nosotros –privilegiados póstumos– cómo se construye una historia.

 

Los derechos de esta cinta fueron gentilmente cedidos por Alfredo Font Barrot y Agencia Literaria Carmen Balcells. Agradecemos a Carina Pons de la Agencia Literaria Carmen Balcells.