Fotografía

El error voluntario

08 / 12 / 2013

La fotografía contemporánea suele enfrentarnos a la utilización voluntaria del error técnico. Recortes aleatorios, algún punctum absurdo, ojos enrojecidos y flashes despiadados, primeros planos borrosos. Este tipo de imágenes escapan tanto de la exquisitez de la fotografía artística como de la corrección mediana que requiere una instantánea familiar. Se trataría exactamente de aquellas tomas que descartaríamos en el momento de armar el álbum. Es evidente que, cuando el artista se apropia de la supuesta negligencia del que “no sabe”, lo hace sin inocencia. Para la fotografía contemporánea, la técnica no se mide en términos de calidad, sino con relación a la construcción de sentidos. Lo cual debería excluir ese nuevo formalismo enmascarado que es la utilización de la mala foto como fórmula, hecho que ha tenido un impacto devastador en mucha producción reciente.
Detrás de la aparente improvisación suele subyacer un artificio que no es tanto técnico como ético. A través de la crudeza del punto de vista y de la indiferencia lumínica Raúl Flores logró hacer de una experiencia personal de vivir “en tránsito” una metáfora de la fragilidad y la orfandad del sujeto en el mundo contemporáneo.

Imágenes: Raúl Flores, En tránsito, de la serie Paredes de aire, 2006.